Calendario eventos

Mayo 2017
D L M X J V S
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Proximos Eventos

Sin eventos

Acceso

Orígenes

La fundación de nuestro instituto se debe a la iniciativa de sacerdote Don Miguel Martínez Sanz (1811-1890). Cura Párroco del barrio madrileño de Chamberí.

alt

Don Miguel Martínez Sanz
1811-1890

 

El insólito suceso aconteció en uno de esos atardeceres primaverales del mes de Junio. Don Miguel se entretenía en amena conversación con algunos distinguidos señores de la sociedad cuando la providencia amorosa de Dios, quiso que el tema de la tertulia recayese en el hecho de que la hija, de un personaje importante, estaba enferma y no había ninguna Institución Religiosa que pudiera atenderla en su propia casa.

Don Miguel quedó impresionado. Este incidente fue la chispa que encendió el fuego de su corazón, e inspirado por el Espíritu Santo, ideó el proyecto de fundar una Congregación, cuyo fin específico sería el cuidado de los enfermos en sus domicilios, gratuitamente y bajo los auspicios de la Divina Providencia. La formula no podía ser más clara ni mas evangélica: "Curad a los enfermos". "Estuve enfermo y me visitasteis".

En aquella época existían muchas Congregaciones que se dedicaban al cuidado de los enfermos en los hospitales, asilos, etc..., no obstante, al menos en España, una laguna quedaba por llenar: un Instituto que cuidase a los enfermos en sus propias casas, tanto de día como de noche.

Don Miguel, influenciado por la espiritualidad mariana de los Siervos de María, quiso iniciar su obra con siete fundadoras. La joven Manuela Torres Acosta, conocedora del proyecto, se presentó a Don Miguel quien indeciso en un principio, la aceptó después, llegando a ser la séptima del grupo fundacional.

El 15 de Agosto de 1851, festividad de Nuestra Señora de la Asunción, las siete fundadoras recibieron el santo hábito y emitieron los votos religiosos de castidad, pobreza y obediencia, en manos del Emmo. Cardenal Arzobispo de Toledo, Don Juan José Bonel y Orbe. Cambiaron sus nombres. Manuela se llamaría Sor María Soledad. Ya desde entonces tendrían un nombre propio: Siervas de María, y un fin específico: "el ejercicio de la caridad con los enfermos de forma esmerada y gratuita, preferentemente a domicilio.

Desde los comienzos, las dificultades estuvieron presentes. Hubo defecciones, oposiciones, restricciones por parte del Gobierno para el desarrollo del Instituto. Don Miguel, viendo vanos todos sus esfuerzos para dar cierta estabilidad al Instituto, decidió ir a misiones (1856) llevando consigo a algunas religiosas. También Sor María Soledad se ofreció, pero Don Miguel le dijo: "Quédate Soledad, que si te vas, la congregación perece". Madre Soledad, contaba 30 años de edad, cuando quedó como Superiora General al frente de la Institución.

El nuevo párroco de Chamberí, Don Francisco Morales, creyó conveniente nombrar a otra Superiora General; depuso de su cargo a Madre Soledad y la envió a Getafe el 13 de Noviembre de 1856; mas, reemplazado al poco tiempo por el P. Gabino Sánchez, O.A.R., pronto fue restituida en su cargo de Superior General, en Enero de 1857. Dos años más tardes, el Padre Ángel Barra, O.A.R. (1809-1894) vino a ocupar el puesto del Padre Gabino; los dos colaboraron eficazmente en el desarrollo del naciente Instituto.

Nuestras Casas

PlayPause
Shadow
Slider

Quien está en linea

Hay 42 invitados y ningún miembro en línea

Visitas

0031548
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
511
380
5108
22675
20820
10354
31548