Calendario eventos

Abril 2017
D L M X J V S
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6

Proximos Eventos

Sin eventos

Acceso

Esta carta viene a ser la respuesta a la solicitud de fundación formulada por el Conde de Belascoaín quien, en nombre de la Junta de Beneficencia del tercer distrito de Madrid, pide a la Madre, con fecha del 11 de septiembre de 1859, la presencia de las Siervas de María en la Casa de Socorro de dicho distrito.

He aquí la carta:

Excelentísimo señor Conde de Belascoaín

Madrid, 24 de septiembre de, 1859

Excelentísimo señor:

Ocho años ha que las Siervas de María de este Beaterio vienen prestando en silencio, pero con acendrada caridad, servicios importantísimos a los dolientes de esta Corte y de diferentes pueblos de la provincia. Fieles a su vocación, sirven puntuales a domicilio a toda suerte de enfermos con preferencia a los de dolencias contagiosas, sin más retribución que el alimento necesario a las Hermanas asistentes. A los enfermos pobres la Corporación dispensa la asistencia que el estado de su personal permite. Seis Hermanas inútiles para el servicio por los achaques contraídos a la cabecera del enfermo, ocho jóvenes y cuatro probandas constituyen hoy todo el personal. La falta de fondos no permite admitir mayor número de Hermanas, bien necesario por cierto, para atender a las numerosas llamadas que ocurren cada día. Una corta suscripción y las limosnas que personas piadosas por gratitud o deferencia remiten a la Corporación, son los únicos medios de subsistencia con que cuentan estas pobres, dignas de mayores socorros.

El Eminentísimo señor Cardenal-Arzobispo, nuestro Prelado que desde el principio ha sabido apreciar en su justo valor los penosos sacrificios y privaciones de las Siervas de María, no ha dejado un momento de prodigarlas su pastoral protección y a su celo y caridad debe la Corporación que el Gobierno de su majestad, enterado del mérito y servicios que prestan dichas Siervas, les haya consignado una cantidad anual para el alquiler de una casa con las condiciones que requiere el Instituto…

La Corporación ve con agrado, en el oficio de vuecencia del 11 del actual y en las razonadas observaciones del 20 del mismo, un nuevo campo que le abre la Providencia para ejercitar su caridad en una casa en obsequio de unos pobres que ama tiernamente. Está pronta a mandar a la Hermana o Hermanas disponibles, previo aviso formal, a la Casa de Socorro del digno cargo de vuecencia.

La misma Corporación, que en caso de mayor desahogo hiciera más completo sacrificio, atendiendo a la pobreza en que hoy se halla, espera de la alta consideración de vuecencia y señores de tan ilustre Junta se dignará contribuir a la Hermana o Hermanas asistentas con los alimentos necesarios a la vida; con la habitación independiente donde puedan descansar los ratos vacantes o que la necesidad reclame; y a fin de mes o de año con una limosna a la Corporación, si los fondos de la Junta lo permiten, a la voluntad y discreción de vuecencia y señores.

La Corporación que da las mayores gracias a vuecencia al verse honrada con la confianza que la dispensa de demandar sus servicios espera de la acreditada bondad de vuecencia y de todos los señores que, dada ocasión oportuna, se dignarán interponer su poderosa influencia con el excelentísimo Ayuntamiento de esta Corte y con el gobierno de su majestad, a fin de que, protegida suficientemente, Institución tan piadosa y caritativa pueda prestar a la humanidad doliente y a las casas la asistencia y seguridad que tanto reclaman..

Dios guarde a vuecencia muchos años

María Soledad

Superiora

Nuestras Casas

PlayPause
Shadow
Slider

Quien está en linea

Hay 30 invitados y ningún miembro en línea

Visitas

0008709
Hoy
Ayer
Esta semana
Ultima semana
Este mes
Ultimo mes
Todos
56
712
3898
1249
8335
34
8709